domingo, 10 de agosto de 2008

¡Viva don Julio Torri!

Mientras los poetas Eduardo de Gortari y Julián Herbet discutían sobre el futuro de la poesía y las novedades de los poetas mexicanos, yo simplemente hago muecas a la cámara.
-Es la primera vez que viajo tan al norte. Eso fue la conclución de nosotros cuatro (Yaxkin, Itzcoatl, Eduardo y yo) cuando íbamos en el camión rumbo a Coahuila. Viajamos de noche y todo el paisaje se nos fue por la cortina azul de la ventana, sólo Eduardo comentó sobre un desierto que se extendía sabe Dios donde. Cynthia fue quien nos guió por la ciudad en nuestra visita, conocimos el Dublin y el cerdo de Babel, no me enteré de los grandes atractivos turísticos de la ciudad, sólo aprendí sobre la "fuente de las musas"como el regalo del gobierno francés a México en el centenario de su independencia.
Comencé mi lectura con una cita del "cuentagotas" Bienaventurados los crédulos porque de ellos es el reino de la ficción, un detalle significativo para mí, aunque más tarde los periódicos lo conviertieran en un lugar común con las fanfarrias de un quasi-libertador "VIVA DON JULIO TORRI, VIVA LA POESÍA". Me sentí como un rockstar por la cantidad de entrevistas y fotos que tomaba la prensa local, cómo olvidar al "Sigi" y su nota con un inglés pésimo. De todas maneras fue lindo que tomaran a fondo nuestros proyectos.

En Saltillo dejamos varios apodos ocacionales y otros tantos que tal vez perdurarán; pero también dejamos a gente cordial y desinteresada (dudo ahora de mi postura Hobbesiana sobre la naturaleza del hombre, eso de que estamos en constante disputa de honores e intereses, no lo vi tanto en los saltillenses); dejamos también los burritos del tamaño de una regla escolar (yo quería otro de pura gula pero no se lo dije a Cynthia, ella sabe de mis errores de comunicación y del delirio del saco de la sobriedad); dejamos a los hermanos poetas Julián Herbert y Miguel Gaona (gracias Miguel por la dotación del libros del ICOCULT); dejamos de tener una casa de puros poetas en la calle Jesús de Mendoza, número 805 colonia Virreyes; dejamos el café en donde no sólo nos daban el trago de cortesia sino la cena entera.

Cynthia dice que conocimos a la gente bonita de su "pueblo", quizá tenga razón. Pienso que viajamos más al norte de nuestra República, y no me refiero al país del doble queso y el super size; sino a un polo donde la gente se conoce bien sin llenarse la boca de fuego o carbón. Diré en contra únicamente aquello sobre la disposición gubernamental de la prohibición de venta de alcohol después de las 23:00 horas, habrá que someterlo a un análisis de constitucionalidad. Se los advertí al final de la lectura a todos los saltillenses presentes.

3 comentarios:

Yaxkin Melchy dijo...

buenisima tu cronica, y efectivamente para los que la lean asi fue. Viva don Julio Torri.

somos Poetas salvajes rompiendo fronteras

Edith Onofre dijo...

pues yo me quedo con eso del saco de la sobriedad!! Yo quiero uno de esos, será que sólo se venden en el defe, espero un día los astros me permitan tener uno.

Bueno dejando fuera el tema del saco, debo decir que me dio mucho gusto que poetas tan diferentes a los que se aparecen por mis rumbos hayan caido por aca. De verdad que me sorprendio mucho saber que existe una poesia nueva y que estan haciendo todo lo posible por salir del monton y crear una red (de poetas salvajes)que, espero yo, continue su camino rompiendo fronteras (citando al comentario de arriba).

En los tres periodicos de saltillo aparecieron, todas unas celebridades por aca!!! Espero luego se den su vueltecilla de nuevo. Como sea ya descubiertos, por mi, les seguire la pista por estos medio.

Saludos y si ven a Cyn por alla, pos cuidenmela mucho.

cynthja dijo...

ayy, mi Duvalín y mi Cerdo!!!

jajaja, por andar hablando por telefono te perdiste lo bonito de la vida q estaba a tu lado... derecho? jajaja