jueves, 22 de mayo de 2008

Confesional

Foto del indiciado. Dice llamarse Manuel de J. Jiménez, originario del Distrito Federal, se le acusa por posibles violaciones al artículo 386 del Código Penal para el D.F.

Robé al nobel Boris Pasternak su piscina de los mundos. La guardé por varios años. Olvidé que bajo la quietud nadaba la verguenza como una bestia microscópica, que entra por la nariz y devora tus pulmones. Confieso ser poetastro, que me castigue con las mandíbulas del ius puniendi el altísimo Estado de las Letras.

3 comentarios:

cynthja dijo...

me parece que esa bestia también debora la voz...
y cuánto le van a dar por sus crimenes?

Saludos!

Yaxkin M dijo...

jejeje orale manuel no conocia tu faceta de delincuente : )
jaja
chida la reunion

MANCHA dijo...

no no no no no no
ya no se puede confiar en ti. que verguenza, ya pareces devrayamativo.

jajajajjajaj

hay que ser poeta, hay que ser mancha